lunes, 11 de enero de 2016

COMIENZA LA AVENTURA DE LACTAR







Llegó el gran día y por fin tenemos a nuestro pequeño en brazos y todos nuestros sentimientos empiezan a florecer, ya casi se nos ha olvidado el dolor tan intenso que sentíamos hace solo unos segundos, todo deja de  importar, ya solo importa esos ojitos que te miran fijamente y que sin hablar te dicen “ya estoy en casa”. Y es justo en ese momento que estamos piel con piel cuando le ofrecemos el pecho a nuestro bebe y empieza a crearse ese vinculo tan especial. Es algo solo entre nosotros. Es nuestro momento.



Pero no siempre es todo coser y cantar. Son muchas las expectativas que tenemos y mucha la presión. Nos lo prometen como algo bonito, dulce, tierno… pero no siempre es así.

Normalmente el comienzo suele ser duro y es muy importante no sentirse frustrada. La mayoría de las veces no sale bien a la primera. Pero no hay que tirar la toalla.



Tengo 2 hijos con el primero tenía todo el empeño y las ganas de que saliera bien pero solo aguanté la cuarentena. Tenía grietas, me dolía, tuve una mastitis y no podía vivir pensando que se acercaba la hora de la toma. Opino que de este modo no es sano ni para el bebé ni para la mamá. Por tanto decidí dejar de darle el pecho.



Con mi segundo bebe, esto era una cosa que tenía muy claro, lo iba a intentar pero si no lo conseguía abandonaría sin mayor pesar.

Pero en una de las charlas que nos dieron en Educación Maternal vinieron hablarnos de la lactancia materna. Y no fue una charla más, Arelis, nos animaba a no dejar que nos venciera el miedo, ni el entorno (nos repetían una y otra vez que el entorno puede llegar a ser muy perjudicial). Nos decían que todas somos capaces de dar el pecho a nuestro bebe y nos ofrecía alternativas a los problemas que van surgiendo durante la lactancia. A mi me convenció y gracias a ella mi niña ha tenido lactancia exclusiva hasta los seis meses que tiene ahora.



Al principio mi pequeña no se agarraba al pecho y pasó casi todo el primer día sin tomar nada. Fue el segundo día cuando decidió empezar a comer y con bastantes ganas.



No tardó en aparecer el dolor en los pezones y de todo lo que he probado (cremas, pezoneras, etc.) os recomiendo poner nuestra propia leche y deja secar al aire libre. En una de las charlas nos decían que todo se curaba mejor al aire, los puntos, las grietas etc. y eso hice dejar todo al aire y parece que funcionó (en mi caso era verano, en invierno esto se vuelve un poco más complicado).

También insisten mucho en que si duele o salen grietas es que el bebé no esta en la postura correcta. Cambia la postura por cambiar, no pasa nada incluso puede ser que mejores.



Es cierto que las primeras semanas son duras pero si las superas vas a descubrir que es verdad eso que dicen de que se disfruta al dar el pecho, que es muy bonito, dulce, etc.

Inténtalo, por intentarlo no pierdes nada y si lo consigues te llevaras la mejor recompensa, el compartir esos momentos tan preciados y únicos con tu bebe.



En este blog contamos con su ayuda, Arelis…. Que nos podrá resolver dudas, podremos asistir a sus charlas, etc.  Muchísimas gracias por tu apoyo.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias. Lo mismo digo.
      Mucha suerte!

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Lo mismo digo.
      Mucha suerte!

      Eliminar
  2. La recomendación de ponerse la propia leche materna en una grieta no es buena, ya que es una herida abierta y la leche materna contiene microorganismos vivos, por lo que puede que la herida se infecte. Lo mejor es suero y dejar al aire como bien has dicho.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la recomendación. Yo con mi segundo bebe no he tenido grietas.
    Gracias por la observación. Saludos

    ResponderEliminar